domingo, 16 de diciembre de 2007

SCHOPENHAUER

SOBRE SCHOPENHAUER
Lic. René Gabriel Yépez H.

Hace algunos días salió publicado una editorial en el diario Correo acerca del T.L.C. con Estados Unidos, el artículo fue firmado por Aldo Mariategui, quien al final de su escrito recomendó leer a “El Capitalismo y la Ética Protestante” de Max Weber.

Soy un convencido de los beneficios del sistema capitalista y la democracia como bases fundamentales para el desarrollo de un país, al estudiar la biografía Max Weber, tuve el conocimiento que cuando era aún niño Max Weber, por motivo del cumpleaños de su padre le regaló un ensayo sobre Arthur Shopenhauer, personaje alemán de gran repercusión en el pensamiento germano.

En los próximos días publicaré artículo más amplio sobre Máx Weber, pero en este espacio me dedicaré a elaborar un escrito sobre la obra de Arthur Shopenhauer, como un inicio en el estudio de los grandes filósofos modernos.


El filósofo Arthur Shopenhauer nació en Danzíng en 1788, era un alemán que habría sido testigo de las campañas napoleónicas y lector de las ideas liberales de los franceses Juan Jacobo Rousseau y Montesquiu.

Su principal obra fue Die Welt Als Wille und Vorstellung “El mundo como voluntad y representación”, que no fue reconocida en el momento de su publicación, es más diríamos que fue una obra más de una serie de pensadores alemanes que con los años serían la base del pensamiento del siglo XX, es algo parecido a lo ocurrido en el arte con Vincent Van Gogh, sólo tuvo el reconocimiento deseado después de su muerte.

En 1820 fue profesor privado en Berlín y con poco alumnado, las penurias económicas no habrían sido una característica de su vida debido a la fortuna familiar. Con dinero pero sin reconocimiento escribió en esta época sus grandes aportes a la filosofía como:
Uber den Willen in der Natur “SOBRE LA VOLUNTAD EN LA NATURALEZA”
Die beiden Grundpbobleme der Ethik “LOS DOS PROBLEMAS FUNDAMENTALES DE LA ETICA”
Aphorismen zur Lebensweischeit “AFORISMOS PARA LA SABIDURÍA DE LA VIDA”

El señor Shopenhauer guardo gran hostilidad a los idealistas seguidores de Manuel Kant, siendo el preferido de sus ataques el idealista alemán Georg Wilhelm Hegel. Es probable que ese odio se originara en una frustración personal por la falta de reconocimiento a su trabajo. Un pesimismo propio de aquellos que se sienten insatisfechos con lo que la vida les ha dado, o en tal caso quieren más.

Sin embargo hay que reconocer que personajes frustrados y con gran dolor, han sido brillantes y luego reconocidos grandemente en la Historia, como es el caso del ya mencionado Vincent Van Gogh, Friederich Nietzsche o el propio Wolfang Amadeus Mozart quien al morir tuvo que ser enterrado en una fosa común, como cualquier pordiosero cuando fue la gran iluminaria en su niñez de las cortes más opulentas de la Europa del antiguo régimen.

Pero vayamos a lo principal ¿Cuál es el pensamiento filosófico del señor Shopenhauer?
Para este pensador alemán el mundo es un fenómeno o representación, por lo tanto no hay ni habrá una certeza total de su forma real. Entendemos al mundo por las sensaciones las cuales varían de acuerdo al espacio, el tiempo y la causalidad.

Pero una parte del mundo puede ser conocida en forma personal y única a través del Yo, el cual se divide en:

PRIMERA PARTE: Una parte física, biológica y espacial.
SEGUNDA PARTE: La otra parte que se caracteriza por la voluntad, la cual se libera de las ataduras de lo físico y se expande a través del tiempo.

Todo lo ocurrido y por ocurrir en el mundo es una simple manifestación de voluntad, desde la voluntad por vivir, la voluntad de comer, jugar, etc. La voluntad como base de la acción política, el poder, la gloria, la satisfacción personal, sinónimo de la ambición.

En realidad la voluntad - es querer algo que no se tiene - por lo tanto existe el dolor, aún cuando se obtenga aquello que tanto se desea o trabajó, el placer dura poco y el hombre luego ansía otras situaciones que no tiene, regresando de nuevo el dolor. Por lo tanto la esencia de la vida es el dolor y el sufrimiento.

Ha manera de ejemplo, algunas personas de treinta años empiezan a preocuparse ya por la idea del matrimonio y los hijos, algunas personas se aterran de la idea de llegar a los 40 años solteros y sin familia; pero aquellos que logran casarse y tener hijos, tampoco encuentran la felicidad permanente ya que otros problemas como enfermedades de los niños, la relación con el esposo, los problemas económicos; generan nuevos sufrimientos y frustraciones, siendo los momentos de alegría muy pocos, de tal forma se llega a la conclusión que la esencia de la vida es el sufrimiento y el dolor, y la alegría es algo muy ínfimo y pequeño.
Por lo tanto lo más lógico para aliviar el sufrimiento de la vida, es superar la voluntad de vivir, sólo así se pone fin al sufrimiento del hombre.

“…El alemán tiene la tendencia a la autodestrucción, es creativo, trabajador, pero con el pasar del tiempo nada de esto lo ha de satisfacer…..” Son los comentarios de una mujer china que tiene un hostal en Oxapampa, lugar hermoso perteneciente a Cerro de Pasco (que la verdad debería ser más que provincia, un nuevo departamento). En Oxapampa llegaron a principios de siglo gran cantidad de inmigrantes de origen alemán dándole a esta tierra peruana un bello orden y otro sentido de la selva del Perú, muy hermosa en su organización y costumbres, sin embargo muchos de estos alemanes luego de haber trabajado mucho y tener haciendas prosperas y productivas, entraron en depresión y algunos terminaron suicidándose. Según la dueña de este hostal, los alemanes tienen una tendencia a llevar la depresión a grados máximos y muchos de ellos terminan en el suicidio, trabajan mucho, logran sus sueños y terminan suicidándose de un tiro en la cabeza ….”


Para Shopenhuer el hombre nace bueno o nace malo, por lo tanto no es posible el aprendizaje de la ética. Es un determinista y pesimista en la actitud del hombre hacia la vida. Ciertamente es negativo y no da la posibilidad de la redención o el cambio en la actitud del hombre.